Simplemente tú.

Una sonrisa tuya bastaría para hacerme feliz durante horas y minutos. Tengo mil lugares favoritos donde perderme, pero he decido perderme en los grandes entresijos que tiene la silueta de tu cuerpo al amanecer. Ando perdida entre el mar de tus ojos marrones, donde guardas tus mayores secretos.
He descubierto lugares escondidos en ti que nadie más podrá conquistar. Vivo enamorada de ti, donde tu cuerpo es mi refugio, mi hogar, mi calidez en las noches frías. Los besos duran horas, que derriten mi ser y paraliza todo lo que nos rodea.
Simplemente tú, capaz sacar todo eso de una simple mirada, un gesto. Simplemente tú ❤️ #paseoporlosojosdeella22829450_10214926884787312_896800579870053855_o
Anuncios

Colinas

Sin quererlo ninguno de los dos, nos encontramos desnudos uno frente al otro. Recostados uno frente al otro, pude observar tu piel, tus cicatrices y toda una vida a tus espaldas.  Convirtiéndote en el mejor paisaje sensual.

Mientras pasabas tu mano por mi espalda, tu mirada me embelesaba, tu sonrisa… Poco el entorno se convirtió en la mejor de las intimidades, tú y yo, uno frente a otro. Poco a poco nuestras miradas y sentimientos se fusionaron en el mejor de los besos, tu cuerpo y todo tu ser en el mejor hogar, cálido y seguro…

Como jarrón de agua fría, su pensamiento se desvaneció… Solo estaban ella y su café humeante en la fría habitación.

Apoyada sobre el diván de su ventana veía caminar a las personas bajo paraguas de colores. Con cada gota que caía por su ventana imaginaba que era una de las perfectas curvas de su cuerpo. Poco a poco las pequeñas gotas empezaron a dibujar la silueta de su cuerpo, ese torso que minutos antes abundaba su mente y la atrapaba. Comenzaba a subirle un pequeño escalofrío por toda la espalda recordando su dedos rozando su espalda.

Su cuerpo empezaba a estremecerse al sentir ese escalofrío recorrer todo su cuerpo. Sólo podía imaginar esos ojos que la llenaban de placer y felicidad. Divagando entre sus pensamientos calinosos volvía a perderse y con ella toda una tarde gris que comenzaba a tornarse colorida y cálida.

 

 

 

Siempre tú

Divagando entre mis pensamientos, buscando perderme por momentos, te he encontrado. Siempre mi mejor pensamiento, mi mejor momento. Ojalá poderte tener presente siempre, como ahora. Eres la imagen perfecta, que poco a poco se deja vislumbrar en mi mente.

Poco a poco se deja ver tu rostro, tu sonrisa tan característica, esos… Esos ojos marrones que me vuelven loca, en los que me puedo ver reflejada si te miro con deseo. Eres el mejor de los pensamientos, que suerte la mía de tenerte siempre en mis pensamientos. Pero al mismo tiempo es duro, porque nos separa una ligera distancia, que a veces se hace amena porque tu fragancia se encuentra en mi ropa, en mi cama. Pero se desvanece cuando más te necesito.

Pero hoy, tu esencia, tu aroma, tu recuerdo se encuentran más fuertes que nunca. He podido sentir tu cálido abrazo, ese que siempre me reconforta, el que después de un día duro me ayuda a seguir adelante.

Pero sobre todo lo que más estaba aquí presente conmigo, eran esos ojos marrones como el café, que me enganchan y los que podría estar mirando durante horas. Estaban ahí, mirándome.

Es increíble todo lo que me puede llevar a ti con una simple foto. Todo lo que me transmite. Es verte, cerrar los ojos y sentirte junto a mí, es tan fuerte todo lo que tenemos que una sola imagen tuya me puedo transmitir todo, simplemente todo, todo lo nuestro, lo tuyo y lo que nos rodea.

Mil veces gracias, gracias por ser tú, tu voz y tu mirada, tus besos, tus gestos y sobre todo esos luceros marrones, que me iluminan en mi camino, los que me siguen allá donde voy y me ayudan siempre. Los que siempre buscan mi felicidad.

Por ser tú y solamente tú siempre. ❤12189885_10208188301486941_8558075373671627336_n

Emociones

Ahogada de libros, tazas de café, apuntes, anotaciones, frases de lucha. Me encuentro sentada en mi silla estudiando, pensando y recordando todo lo que llevas estudiado esta tarde. Alzas las vista y sólo ves una pantalla colmada de letras, con las que al final te ahogas también. Se convierten en un largo mar.

Ahora que me encuentro delante de una página en blanco, una página para escribir y escribir. Con la que podría tirarme horas, pero el tiempo no me da para más. En mi descanso entre mares y mares de letras, he decidido escribir, pero escribir sobre recuerdos. Es bonito ser persona y sentarte y mostrar al mundo más de un sentimiento que guardas. Es bonito y precioso.

En días como estos, en los que mis amigos son solo los personajes de una novela, un teatro, etc. Miras y piensas en todas y cada una de esas personas que detrás de ti han luchado como nunca, cuando el estar cerca mía ha sido para ellos el mayor regalo de todos.
Estas cosas aún siendo pequeñas salen del corazón y por muy humildes y sencillas que sean estas palabras, para esas personas son el mayor tesoro que podrán recibir.

Muchos que me leen, pensarán y esto hoy por qué? Es sencillo, porque hoy sin motivo, sin necesidad de encontrar un día para dar las gracias. Es sencillo, pero no, porque cuando buscas nunca hay palabras para dedicarles. Serían muchas cosas por las que dar las gracias, muchas personas a las que agradecer que hayan estado conmigo siempre y en los momentos duros. No necesitan nombres porque ellos siempre van a saber quienes son.

Hoy ha sido sencillo escribirles, porque cuando más ahogada me siento, cuando más necesitada me siento, aparecen ellos con sus mejores recuerdos. Para mí esto es mi desahogo, el nado en el mar de estudios, el “bote” que me libera de estas ataduras literarias. Gracias a ellos hoy estoy aquí sentada, dedicándoles estas humildes palabras que ellos se merecen.

 

Recuerdos…

Buscando entre los viejos disfraces y harapos. Aparecieron las viejas zapatillas de baile, con las que había aprendido a bailar. Con sólo mirarlas volvían a ella los recuerdos de su niñez. Aún recuerda como fue esa primera vez que se los calzó. Dolían un poco, pero se puso a taconear y el incesante dolor desapareció convirtiéndose en la mayor satisfacción de su vida.

Los tomó con suma delicadeza, porque estaban un poco rotos. El paso de los años habían pasado sobre ellos. Con la mayor delicadeza los limpió, echó un poco de pegamento sobre sus grietas y con un poco de pintura de tela, consiguió darles el toco perfecto.

Arreglados, casi nuevos, volvieron a ella recuerdos de su pasado, en la primera caída supo levantarse y consiguió mucho desde entonces. Tomando sus viejos zapatos de baile, decidió colgarlos donde guardaba todos sus trofeos. Porque ellos no iban a ser menos. Allí estaban en lo más alto del estante, demostrando a todos lo que compartían.

Hoy los mira con celos, sólo piensa en el deseo de poder calzar unos completamente iguales y que le devuelven ese sonido de la niñez. Hoy se ha propuesto que volverá, pronto pero volverá.

restaurante-flamenco

Felicidad.

“¿Te atreves o no te atreves?” Pero nosotros nos atrevimos una noche fría de otoño, que bonita noche aquella que estaba frente a un ordenador y hablaba contigo. Todo ha pasado demasiado deprisa…
Desearía que todo empezará, volver a aquella noche, donde todo no importaba, ni la hora ni si hacía frío, porque ahí estabas tú.

Recuerdos y recuerdos, que si empezase a escribirlos me daría para escribir un libro.

Qué fácil me resulta ponerme delante de un folio en blanco y decirte todo esto que te digo, que fácil y que bonito todo lo que nos hemos construido. Escribirte te podría escribir mil cosas, pero hay una cosa que te repetiría una y mil veces, eres y serás la persona a la que pienso tomar de mi mano todos los días de mi vida.

Por todo el tiempo que pase, quiero que pase a tu lado, juntos con nuestros más o nuestros menos, pero que sólo seas tú. Que me gusta verte en los primeros rayos de sol, deslumbra tu piel morena, esa que me conquista cada vez que te veo, la sonrisa tu punto débil conmigo.

Es bonito todo esto, esto que salen de unas manos que hoy 12 de Diciembre de 2017 me brindan la oportunidad de poder escribirte todo esto.

Sé que no te gusta mucho, pero hay un letra que nos viene como anillo al dedo y pienso dedicarte unas líneas de su música.

“Quién me iba a decir a mí que todo esto existiría
Déjame ser tu refugio, déjame que yo te ayudo
Aguantémonos la vida, te recuerdo si lo olvidas
Que hemos crecido peleando y sin quererlo nos gustamos
Cuántas cosas han pasado y ya no hay miedo de decir
Te amo”. 🎶
https://www.youtube.com/watch?v=Z1erSu_ikO0

PD: Porque sean mil docenas más de años como estos, que sean contigo con el que cumplir docenas! Te quiero muchísimo y pienso que debería decírtelo mil y una veces más

 

Captura22

 

Miradas

Hoy nos encontramos tú y yo solos. Todo gira en torno a nosotros. “Tómame como tuya, hazme tuya”. Esa pequeña voz que sale de mi cabeza loca, voz que solo sale con mirarte.

Sentimiento que solo se repetía con tu presencia, tu olor. Todo giraba en torno a ti. Sentados uno frente al otro me tomaste como tuya, no dejaste dejar escapar nada de mí, ni el mayor sentimiento de culpa, todo se había quedado entre los dos. En ese momento me tomaste como tuya.

Bendita locura aquella que nos rodeaba, eras tú, tus ojos marrones, tu gesto, tu voz con la que embelesabas la habitación. Solos por un instante, el instante que compartimos, el sabor del mejor beso robado. Tu aroma había conseguido enamorarme otra noche más. Pero ese instante, lo era todo, me habías tomado como la persona que soy. Me tomaste de la mano… Y ahora me encuentro frente a ti, callando estas palabras para mí. Has conseguido lo que nadie ha conseguido con una mirada. Me has vuelto lunática de todo tu ser.

Todo se ha quedado en silencio y solo quedan nuestras miradas, nuestras manos entrelazadas y el mejor de los besos robados. ♥

Amor constante más allá de la muerte
Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;
mas no, de esotra parte en la ribera,
dejará la memoria en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría
y perder el respeto a la ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado,
serán ceniza, mas tendrá sentido,
polvo serán, mas polvo enamorado.
Francisco de Quevedo.

IMG-20160425-WA0027.jpg